Información a las familias

NORMAS DE CONVIVENCIA

El alumnado asistirá al centro según el calendario establecido con interés en  participar en sus actividades, debiendo justificar adecuadamente sus ausencias.

Toda la Comunidad Educativa promoverá en el alumnado la cultura del esfuerzo y el estudio como medios para alcanzar un pleno desarrollo.

El alumnado acudirá al centro en condiciones de higiene, vestido, y alimentación, óptimas para desarrollar sus aprendizajes facilitando su identificación.

Reconocimiento y respeto a las figuras de autoridad en todas las facetas de su labor educativa, una autoridad ejercida con criterios democráticos y basados en el carácter propio del Centro y sus objetivos.

Cumplir las normas de organización y funcionamiento y las normas de convivencia del centro.

Participar y colaborar en las actividades educativas promoviendo un clima de aula y de centro que facilite la consecución de los objetivos propuestos.

Prevenir y en cu caso perseguir cualquier tipo de acoso escolar fomentando en la Comunidad Educativa la inclusión de las personas con necesidades educativas especiales o cualquier elemento que las haga vulnerables.

Construir la convivencia del centro sobre la base del respeto a las personas: en el trato, sus bienes, aceptando sus diferencias individuales y facilitando el ejercicio de sus derechos y deberes.

Utilizar el diálogo en la prevención y resolución de los conflictos que pudieran producirse, rechazando expresamente cualquier tipo de violencia

Conservar y utilizar adecuadamente las instalaciones, equipamiento, mobiliario y materiales del centro, así como de su entorno participando activamente en medidas de respeto al medio ambiente y ahorro energético.

PARTICIPACIÓN DE LAS FAMILIAS EN EL PROCESO EDUCATIVO DE SUS HIJOS/AS EN EL ÁMBITO ESCOLAR

El Decreto Foral 47/2010 de 23 de agosto, de derechos y deberes del alumnado y de la convivencia en los centros educativos no universitarios, establece en su capítulo VII los derechos y responsabilidades de los padres, madres o representantes legales.

 

a)     Implicación y compromiso de las familias.

Corresponde a los padres, madres o representantes legales, como primeros responsables de la educación de sus hijos e hijas, adoptar las medidas oportunas, solicitar la ayuda correspondiente y colaborar con el centro para que el proceso educador se lleve a cabo de forma adecuada. Asimismo responderán de la asistencia, tanto a clase como a las actividades programadas, de sus hijos e hijas, y pondrán todos los medios para que estudien en casa y lleven a cabo las tareas indicadas por el profesorado.

 

b)    Derechos de los padres, madres o representantes legales.

  1. Los padres y madres, o los      representantes legales, en relación con la educación de sus hijos e hijas,      tienen los derechos reconocidos en el artículo 4.1 de la Ley Orgánica      8/1985, de 3 de julio.
  2. Tienen derecho a participar en el      proceso de enseñanza y aprendizaje de sus hijos e hijas, sin perjuicio de      las competencias atribuidas a la dirección del centro y al profesorado. Este      derecho se concreta en:
    1. Recibir información sobre el       progreso del aprendizaje y la integración socioeducativa de sus hijos e       hijas.
    2. Conocer los objetivos,       contenidos, procedimientos de evaluación y criterios de evaluación,       calificación y promoción.
    3. Conocer las medidas que les       afectan del Plan de convivencia del centro.
    4. Ser oídos ante la toma de       decisiones que afecten a la orientación, académica y profesional de sus       hijos o hijas.
    5. Participar en la organización,       gobierno y valoración del funcionamiento del centro educativo, a través       de la participación en el Consejo escolar y en la o las asociaciones de       padres y madres (APYMAS) del centro.

 

c)     Responsabilidades de los padres, madres o representantes legales.

  1. Los padres y madres, o los representantes legales, como primeros responsables de la educación de sus hijos e hijas, tienen las obligaciones establecidas en el artículo 4.2 de la Ley Orgánica 8/1985, de 3 de julio.
  2. La Administración educativa de la Comunidad Foral de Navarra, y el centro educativo en lo que le corresponda, velará por el cumplimiento de las responsabilidades indicadas en el apartado anterior y con especial interés velará por el cumplimiento de las siguientes:
    1.                                   i.    Conocer la evolución del proceso educativo de sus hijos e hijas, estimularles hacia el estudio e implicarse de manera activa en la mejora del rendimiento y, en su caso, colaborar con el centro en la corrección de determinadas conductas.
    2.                                  ii.    Mantener y favorecer una comunicación continua, directa y fluida con el centro.
    3.                                 iii.    Adoptar las medidas, recursos materiales y condiciones que garanticen la asistencia, el aprovechamiento y la participación de sus hijos e hijas en clase.
    4.                                 iv.    Ser puntuales al llevar y al recoger a sus hijos o hijas del centro.
    5.                                  v.    Respetar y hacer respetar a sus hijos o hijas tanto la autoridad del profesorado como las normas que rigen en el centro escolar.
    6.                                 vi.    Colaborar en el fomento del respeto y el pleno ejercicio de los derechos y deberes de todos los miembros de la Comunidad Educativa.
    7.                                vii.    Conocer el carácter propio del centro y respetar y hacer respetar a sus hijos e hijas el Proyecto educativo del mismo.

 

Responsabilidad civil.

 

  1. Aquellos alumnos y alumnas que      individualmente o en grupo causen daños de forma intencionada, o por      negligencia, a las instalaciones o materiales del centro, así como a los      bienes de cualquier miembro de la comunidad educativa o de quienes prestan      sus servicios a la misma, quedan obligados a reparar el daño causado o a      hacerse cargo del coste económico de su reparación, en los términos      previstos en la legislación vigente.
  2. Los alumnos o alumnas que      sustrajeran bienes del centro o de cualquier miembro de la comunidad      escolar deberán restituir lo sustraído o hacerse cargo del coste económico      de su restitución, de acuerdo con la legislación vigente y sin perjuicio      de la corrección a que hubiera lugar en el propio centro.
  3. Los padres, madres o      representantes legales del alumno o alumna menor de edad serán      responsables civiles en los términos previstos por las leyes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *